Toda la Información del Pirineo desde 1996

ojos del Pirineo

ojos del Pirineo

  • Salies en Bearn, el pueblo de los lagos salados

Desde tiempos inmemoriales la sal ha tenido un sentido mágico para el hombre. En el Pirineo dio nombre al importante paso a Francia de Salarons. Unida a la sal circulan algunas leyendas por el Pirineo Francés, una de ellas es la de Salies en Bearn.

Cuenta la leyenda que un mendigo harapiento y fatigado que vivía de la compasión de las gentes de los pueblos de la comarca llegó un día pidiendo limosna a Salies en Bearn, pero sus vecinos tenían el corazón endurecido, además de muy pocos recursos.

  • El Buner D´Ordino

Cuenta la leyenda que Ordino era tierra de músicos y trovadores que tocaban un instrumento conocido con el nombre de "buna", parecido a una gaita.

  • El nacimiento del Monte Perdido

El Monte Perdido es la tercera cumbre de la cordillera pirenaica y es también el escenario de diversas leyendas. Entre ellas, quizás la más bonita sea la que alude a un Palacio Mágico que existe en su cima. Según cuenta la leyenda, este maravilloso Palacio fue construido en el origen de los tiempos por el mítico Atland, el cual hechizó la construcción para que no pudiera entrar cualquiera.

La cultura popular ha hecho llegar hasta nuestros días muchas de las leyendas que, a lo largo de los tiempos, se habían ido transmitiendo de generación en generación, de abuelos a nietos en los anocheceres de invierno junto al fuego. Se trata de explicaciones humanas a fenómenos que no tenían interpretación razonable, algunas recubiertas de un halo misterioso. Es en este contexto y en estas circunstancias donde aparecen toda una serie de seres fantásticos a los que se atribuyen los poderes sobrenaturales que permiten apilar grandes montañas de rocas, evitar pedriscos o curar enfermedades.

  • La guerra de los valles navarros contra los moros

Cuenta la leyenda que el rey moro Abderramán tenía que pasar por Navarra de regreso a Francia y el rey don Sancho, al saberlo, envió mensajeros a los valles del Roncal, Salazar y Aezkoa con la orden de que se reunieran todos los hombres disponibles y salieran al encuentro de los moros para organizar la batalla. Los roncaleses y salacencos se dispusieron a cumplir las órdenes del monarca.

Hace muchos años, en los tiempos en que Túbal era el rey de Iberia, el monstruo de las tres cabezas llamado Gerión le quitó la corona.

La religión católica esta muy presente en las leyendas y creencias pirenaicas desde la Edad Media, en la lucha de los caballeros cristianos contra las invasiones musulmanas, la persecución a las brujas de la inquisición, los poderes de los curas contra las brujas y el diablo, la santidad y refugio que representan las iglesias donde ni brujas ni moras- serpientes pueden entrar. Existen numerososas historias representadas por párrocos y santas como las de “El banco de Santa Helena” y “Las misas del Cura de Benasque”.

Entre todos los seres fantásticos del Pirineo las más comunes eran tal vez las brujas ya que eran humanas pero con dominios de las artes del diablo. Tan temidas por sus pasados habitantes, eran capaces de convertirse en animales: en gatos negros, en águilas, o en serpientes gustosas de la leche maternal… Se juntaban a adorar al diablo formando aquelarres en la cima de las montañas o en las cuevas (como las de Navarra que aún hoy se pueden visitar), y mantenían relaciones con él en sus variadas formas físicas.

Las personas que creían o las que creen convivían con la existencia de estos seres. Sabían prevenir el mal, los sacerdotes luchaban contra las tormentas de las brujas en lugares específicos donde había una específica energía. Los pastores cuidaban sus rebaños con distintos amuletos… las madres sus casas. Sabían que árbol curaba, cual piedra protegía, que lugar era propicio para que cosa. Tenían una relación con su entorno mas estrecha que la que las civilizaciones actuales mantienen.

Páginas

Te puede Interesar también !!!

Booking.com

Síguenos en Facebook

 
 
 
Powered by Jasper Roberts - Blog